¿Carece de incentivos la construcción sostenible en Costa Rica?

País destaca entre la región centroamericana, pero tiene el reto de crear incentivos fiscales y crediticios.


Por María Fernanda Cisneros
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Costa Rica aún está en pañales en la acera de los incentivos fiscales y crediticios que permitan incentivar la construcción sostenible dentro de sus fronteras. Este país no es el único que experimenta esta realidad, si no que la región centroamericana vive la misma carencia.

A nivel gubernamental, hay mucha confusión y liderazgo muy diseminado. Por esta razón en Centro América aún no existen incentivos fiscales por proyectos de desarrollo sostenibleafirmó Juan Francisco Sifontes, presidente de El Salvador Green Building Council.

Aunque es claro que en suelo costarricense las energías renovables van en crecimiento, faltan incentivos para que las empresas privadas construyan todo tipo de proyectos en las distintas áreas de la construcción: comercial, oficinas, industrial y por supuesto, residencial.

Abordar este tema también resulta importante en términos de un país que busca ser carbono neutral en 2021. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) destaca a Costa Rica, entre los países centroamericanos, como uno de los más avanzados en el tema de sostenibilidad. Sin embargo,  al mismo tiempo destaca que tiene camino por recorrer en la acera de la construcción sostenible.

Esta institución ha recomendado que el desarrollo de una estrategia transversal de construcción sostenible que guíe los esfuerzos del sector hacia el cumplimiento de la meta de ser un país carbono-neutral para el 2021.

Parte del reto para lograrlo, lo representan los incentivos fiscales para la construcción sostenible, ya que estos están ausentes en el país.

Según explicó el Ministerio de Hacienda, en una consulta de prensa enviada por esta revista, “lo que existen son algunas leyes que pretenden incentivar actividades relacionadas con la protección del ambiente y la generación de energía, pero son sobre actividades y/o bienes muy específicos, y no sobre proyectos en forma integral”.

En la acera del financiamiento, algunas entidades financieras han dado los primeros pasos en el financiamiento de proyectos sostenibles con condiciones diferenciadas.  BAC San José, Promerica, Grupo Mutual y Banco Popular son ejemplos de esa tendencia que pocos siguen pero que promete tomar fuerza.

En este momento, en el país, los certificados EDGE-CR respaldan la transferencia de fondos verdes de dos bancos: Promerica y Bac San José, según afirmó el Green Building Council de Costa Rica.

Por su lado, Grupo Mutual ofrece la línea de crédito sostenible para compra de vivienda, construcción en lote propio, compra de lote y construcción. El producto está disponible desde 2015 y se ofrece a familias y a desarrolladores.

El objetivo está en promover entre las empresas constructoras la línea de vivienda sostenible, que busca colaborar con el objetivo nacional y mundial de disminuir la huella de carbono”, explicó Johnny Gonzálezdirector de ventas de Grupo Mutual.

Al mismo tiempo, el Banco Popular ofrece un producto a personas físicas que busquen financiar una vivienda incorporada dentro de un proyecto, precalificado por el banco, que cuente con certificación LEED o EDGE.

Desde hace dos años apoyamos el desarrollo de proyectos habitacionales sostenibles en el área metropolitana; se proyecta abrir nuevas líneas de financiamiento para la adquisición de activos eficientes y amigables con el ambienteafirmó Gustavo Calderón, Ejecutivo de Crédito Verde del Banco Popular.

Por ahora, la mayoría de entidades afirman no contar con programas de financiamiento enfocados en atender los proyectos sostenibles en el nicho de la construcción, ya sea para el desarrollador o para el  consumidor que quiera financiar la compra de una vivienda sostenible, por ejemplo.

No caería mal aprender de la visión de los países que llevan la delantera en América Latina.
Brasil, Chile y México han aplicado estrategias nacionales e incentivos no solo para desarrollos sustentables, si no para también desarrollar viviendas de interés social sostenible.

En el mundo, Estados Unidos lidera el mayor espacio sostenible construido con más de 336.000 metros cuadrados brutos en solo la certificación LEED, de cuna estadounidense.


¿Qué han hecho bien esos países?

Todo inicia con comprender qué engloba el desarrollo sostenible y sus beneficios.

A diferencia del desarrollo económico, el desarrollo sostenible se basa en un nuevo modelo económico enfocado en generar resultados financieros, ambientales y sociales.  En este esquema, una de las líneas por abordar es precisamente la construcción sostenible.

El primer mito por romper está relacionado a sus costos.
Existe la idea de que la construcción sostenible es más costosa, sin embargo sus impulsores en el país se están encargando de romper con este paradigma.

La dirección técnica de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC) afirma que no se trata de un tipo de construcción más caro, si no que los proyectos construidos bajo la sombrilla de la sostenibilidad logran reducir los costos de operación  de las edificaciones, contribuyen a un consumo responsable de los recursos y el manejo de los residuos.

Así, países como Brasil, Chile y México se han encargado de abordar el tema. Brasil destaca porque ha logrado aplicar un enfoque holístico del concepto de construcción sostenible. En resumen, logró una exitosa sinergia entre leyes, decretos, programas e incentivos y el uso de certificaciones voluntarias, internacionales y locales, para el desarrollo de proyectos de construcción sostenible en el país.Esta nación ocupa el cuarto lugar en el número de certificaciones LEED.

Una de las iniciativas más relevantes es la Certificación Qualiverde, implementada en Sao Paulo través de un decreto reglamentario local, que establece incentivos fiscales en forma de reducción de impuestos a la propiedad, para proyectos que cumplan con las especificaciones de la herramienta de certificación, explica el informe “Situación de la Edificación Sostenible en América Latina”, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).
Otro caso llamativo es el de Chile.

La Estrategia Nacional de Construcción Sostenible 2013-2020 dicta la agenda que deben seguir las políticas públicas de ese país para tratar el tema de forma puntual. Chile cuenta con normas técnicas de eficiencia energética que engloban el diseño ambiental de edificios, la iluminación, la refrigeración eficiente y el uso de eco tecnologías.

El tinte de México es un tanto diferente, este país ha implementado políticas públicas de eficiencia energética y construcción sostenible, pero con un enfoque en vivienda social. Por ejemplo, activó el programa “Hipoteca Verde”, mediante el cual se otorga un monto adicional a viviendas que incorporen equipos eficientes en consumo energético y eco tecnologías, explica el informe del PNUMA.

Estos son solo algunos pasos a los que aspiran los agentes económicos que ya apuestan por la construcción sostenible en Costa Rica, que avanza a paso firme pero por ahora, con la ausencia de incentivos fiscales.

Share this article

Inicie sesión para dejar un comentario

¿Quiénes somos?

Única revista especializada que ofrece información contundente, de forma bimensual, sobre la industria inmobiliaria tanto local como regional.

El principal objetivo es promover al sector mediante una propuesta diferente, difundiendo contenido relevante, siempre con una visión especializada acerca de la cadena de valor al público inversionista del más alto nivel.

+ Información

Contacto

Departamento Comercial:


Emailinfo@inversioninmobiliariacr.com

Teléfono506 2505 5403

FacebookInversión Inmobiliaria

DirecciónDe la rotonda de Multiplaza, 600mts al oeste, mano izquierda Edificio VMG, Guachipelín de Escazú, Costa Rica.

 

Artículos recientes

Boletín

Suscríbase a nuestro boletín informativo y reciba las más recientes noticias del mercado inmobiliario.