Nicho de oficinas calienta al sur del istmo

Panamá y Costa Rica mantienen un alto dinamismo en construcción de centros corporativos, al ser los mayores receptores de IED

Por Karen Retana, José Luis Cieri, Alberto López

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Descarga aquí el pdf. 


La búsqueda de economías de escala, el acceso a materia prima competitiva, y mano de obra calificada a costos muy por debajo de los que se manejan en sus países de origen, han hecho de Centroamérica un imán para la atracción de inversiones.

La llegada de nuevas empresas a estos destinos se ha convertido en el motor para dinamizar el desarrollo inmobiliario de oficinas, dada la demanda de estas compañías por espacios para impulsar sus negocios.

Dentro de la región, Costa Rica se posiciona fuerte con respecto a sus vecinos inmediatos como Panamá, que aun siendo una de las economías más potentes del área cuenta con un inventario de oficinas similar al de Costa Rica, pero su tasa de disponibilidad está arriba del 30%, muy por encima del punto de equilibro. Por su parte, Guatemala posee un inventario de oficinas con una disponibilidad baja y una demanda principalmente compuesta por empresas nacionales.

Otros mercados más pequeños como lo son Nicaragua, Honduras y El Salvador muestran inventarios significativamente más bajos y tienden a atender un porcentaje mayor de empresas locales y una pequeña porción de transnacionales que buscan tener operaciones de servicios meramente transaccionales como lo son centros de contacto y de llamada. Pese a que sus tasas de disponibilidad son bajas, los mismos son mercados más reactivos ante las presiones de la demanda y por ende menos dinámicos.

Costa Rica: imán para la inversión inmobiliaria corporativa


El 40% del establecimiento de centros de servicios compartidos en la región se encuentran en Costa Rica. Esta demanda y los servicios de soporte que se requieren a partir de los encadenamientos que genera, están estrechamente relacionados con la Inversión Extranjera Directa (IED), la cual ha hecho que el sector de oficinas en Costa Rica sea uno de los más dinámicos en Centroamérica.

En el último año, el país atrajo 40 nuevos proyectos de inversión principalmente vinculados en el sector servicios, a ello se suman las inversiones realizadas por empresas ya establecidas que decidieron expandir sus centros de negocios, explicó Jorge Sequeira, Director General de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (CINDE).

La gran mayoría de transacciones inmobiliarias corporativas en Costa Rica son de alquiler y no de compra. Esto debido primordialmente a que el usuario de oficinas son empresas transnacionales que buscan tener contratos de arrendamiento por las ventajas fiscales que tiene una empresa al arrendar y a la vez contar con suficiente flexibilidad de moverse, expandir o reducir su espacio de acuerdo con el comportamiento de su negocio e industria.

Esto puede llegar a cambiar en un futuro, especialmente con relación a las empresas estadounidenses con presencia en Costa Rica, debido al cambio en la legislación de Estados Unidos sobre la metodología de cómo se contabilizan los alquileres en el balance general de las empresas. Lo cual puede comenzar a generar una presión interna en las empresas para reevaluar los beneficios de comprar versus alquilar sus activos inmobiliarios.  Sin embargo, este cambio aún no ha entrado en vigencia y las implicaciones no se percibirán en el mercado hasta dentro de varios años"explicó Daniel Álvarez, Principal  & Senior VP Cushman & Wakefield/AB Advisory.

Dentro del pequeño porcentaje que representa la compra de espacios corporativos, se atribuyen a empresas más pequeñas o locales que quieren tener un activo inmobiliario como garantía para financiarse, para obtener mayor control sobre los costos operativos y de mantenimiento del activo.

En el 2014 el inventario total de oficinas clase A+, A y B en Costa Rica sumaban aproximadamente 1.365.000 m2; hoy en día esa cifra ronda 1.670.400 m2.

Durante el segundo trimestre del 2017, el mercado de edificios de oficinas se comportó activamente. Este movimiento se debe al establecimiento de nuevas empresas y a la reubicación de otras ya instaladas en el país, motivadas principalmente por la expansión y consolidación de sus operaciones.

De acuerdo con Randall Fernández, Gerente General de Colliers International en Costa Rica el segmento de oficinas se encuentra en los números más bajos en cuanto a tasa de disponibilidad, debido a una estrategia mucho más conservadora de los actores en cuanto a colocar proyecto inmobiliario con contratos establecidos. “Esto es un cambio cualitativo en el ciclo inmobiliario al bajar la oferta, los precios tienden a recuperarse”, sostuvo.

A criterio de Frank Quirós, Consultor y Analista de Mercado de Newmark Grubb Central America desde el 2012 se ha visto como la entrada de nuevo inventario ha sido más controlada. “Si eliminamos los inmuebles clase C, existe una disponibilidad de cerca del 10% lo cual es el punto de equilibrio y es considerado saludable.

Zonas de mayor dinamismo


Los sub mercados de mayor crecimiento desde la perspectiva de inventario en cantidad de metros cuadrados son Heredia con 40.800 mil m2 y San José Oeste con 610.900 mil m2, que en conjunto componen el grueso del inventario total del Gran Área Metropolitana.

Heredia no sólo se ha convertido en un oasis para el establecimiento de nuevos proyectos, sino también para inversiones en expansiones. Su reputación como destino para empresas extranjeras amparadas bajo el régimen de zona franca, se ha convertido en su principal fortaleza, aunado con una infraestructura de servicios consolidada.

Este dinamismo es aprovechado por diversas desarrolladoras inmobiliarias, una de ellas es Garnier & Garnier, firma que actualmente desarrolla la segunda etapa del Centro Corporativo El Cafetal con un área de 43 mil m2. Según Alberto Bonilla, Director de Proyectos de esta compañía, existe una fuerte demanda de clientes multinacionales que más allá de una oficina, lo que buscan es un espacio para establecer un hub de operaciones.

A ella se suma America Free Zone que finalizó en mayo pasado la construcción de un nuevo edificio inteligente de 2.400 m2. Avenida E como le llama la compañía contribuyó con la adición de más de 100 mil m2 entre oficinas y espacios de parqueo.

San José Oeste se caracteriza por tener una oferta inmobiliaria mucho más sofisticada con una variedad de amenidades muy apetecidas por las empresas y sus empleados.

Lea también: Oeste de la ciudad capital, un imán para el desarrollo de oficinas

Álvarez de Cushman & Wakefield / AB Advisory, indicó que “estas áreas, desde nuestra perspectiva, ofrecen una plataforma adecuada para la creación de espacios de oficina, por una serie de factores como lo son la accesibilidad, servicios, amenidades, demográficos, voluntad política, crecimiento del sector residencial, entre otros”.

La poca disponibilidad de oficinas en Escazú ha dado pie al desarrollo de nuevos proyectos. Esta demanda, sería atendida por medio de cuatro nuevos proyectos, entre ellas la nueva torre de Grupo Roble y el Oficentro GTU"sostuvo Randall Fernández, Gerente General de Colliers International Costa Rica.

Alfredo Volio, Gerente de Proyectos de la firma Portafolio Inmobiliario manifestó que la compañía está creciendo a un buen ritmo en este segmento, muestra de ello es que Avenida Escazú cuenta con una ocupación total en sus oficinas, Escazú Village se ha colocado favorablemente y San Antonio Business Center está desarrollándose de forma positiva en cuanto a colocación.

Las empresas desarrolladoras también han comenzado a dirigir su mirada hacia sub mercados emergentes como Cartago y el Este de San José, los cuales proveen ventajas competitivas con relación a las estrategias de retención y atracción de talento, esto debido a la cercanía a los lugares de residencia de la fuerza laboral y los patrones de movilización con relación a los principales focos demográficos que cuentan con capital humano capacitado. Ejemplo de ello son el Centro Corporativo El Tobogán cuya colocación se encuentra en un 95% y el Centro Corporativo La Lima ubicado en Cartago.
Fernando Carazo, gerente general de Zona Franca La Lima expresó que para este año desarrollarán unos 40 mil m2 destinados tanto para oficinas como industria.

Álvaro Monge, Gerente General de la División Inmobiliaria de Grupo Montecristo admitió que existe una fuerte presión por parte de los inquilinos quienes solicitan año con año la expansión de sus instalaciones, lo cual los ha impulsado a ser creativos dentro de las mismas 8 hectáreas que posee el parque empresarial.

Estamos viendo la posibilidad de realizar una serie de mejoras que nos permita tener unos 30 mil m2 extra y de esa forma, atender las necesidades de espacio de nuestros clientes"expresó Álvaro Monge Gerente General de la División Inmobiliaria de Grupo Montecristo

Asimismo, existe un demanda que desea establecerse en el centro de la capital, pero la oferta es escasa. Actualmente se cuantifican 16 edificios que tendrían que ser reconvertidos para albergar las operaciones de las empresas, sostienen en Colliers International.

Durante los primeros seis meses del 2017, los precios continuaron con una ligera tendencia creciente, incluyendo algunos submercados tradicionalmente de precio alto.

Según la Cushman & Wakefield AB Advisory, el submercado de Heredia, históricamente desarrollado y muy buscado por las empresas, se recuperó en este periodo de la absorción neta negativa experimentada en el primer de 2017. Las cifras negativas de este submercado al inicio de este año fueron generadas por los altos precios de los proyectos y la densa situación del tráfico en el área. El submercado de San José Este sigue siendo muy bien visto por las empresas, pero la falta de oferta en la zona no logra suplir la demanda existente.

Panamá reina en desarrollo de oficinas


Panamá camina por la senda del crecimiento en el segmento de edificios corporativos, debido a la apuesta de varios grupos inversores que encontraron en ese destino un lugar propicio para hacer negocios.

El inventario inmobiliario de oficinas en Panamá aumentó a un ritmo acelerado en los últimos años, pasando de 1,2 millones m2 en el 2014 a 1,5 millones m2 en el presente año.

Los especialistas coinciden en que hay cierta sobreoferta de metros cuadrados y que las zonas más demandadas son Costa del Este y Santa María, las cuales se encuentran próximas al aeropuerto Tocumen.
Este aumento impulsó un exceso de oferta, manteniendo la tasa de disponibilidad de estos edificios en niveles superiores al 25%. Debido a ello, la construcción de proyectos de oficinas se comportó de manera prudente, con poco más de 150 mil m2 a entregarse entre 2017 y 2018.

“Este avance es fruto de una estrategia del país que impulsa la Inversión Extranjera Directa (IED) como motor del desarrollo. Se han implementado una serie de medidas y condiciones de mercado que han apoyado el crecimiento de la economía panameña”, señaló Rodrigo Baz, Vice Presidente Senior de Cushman & Wakefield/AB Advisory.

La IED en Panamá alcanzó los US$5.209 millones durante el 2016, colocándolo en el primer lugar entre todos los países centroamericanos.
Por su parte, el Producto Interno Bruto (PIB) del país, aumentó 4,9% durante el 2016, donde se destaca el crecimiento de los sectores demandantes de espacios de oficinas y relacionados como: construcción, intermediación financiera, bienes raíces, transporte, almacenamiento y comunicaciones (1,8%).

Claramente existe una sobreoferta de proyectos Clase A y Clase A+ en el centro de la ciudad de Panamá (Calle 50, Avenida Balboa y Bella Vista). A pesar de esto, debido a la ubicación privilegiada de estas áreas y su accesibilidad, presentan aún los precios de ventas y rentas más altas en el mercado, favoreciendo la absorción de espacios en áreas con precios más competitivos"explicó Eileen Chévez , Market Research Coordinator de CBRE Panamá.

Los niveles de absorción dentro de los diversos sub mercados han sido relativamente buenos. Sin embargo, la desaceleración económica ha causado un descenso en la habilidad del mercado en absorber el número de nuevos proyectos.

La construcción de espacios de oficinas se mantuvo de forma cautelosa. Existen unos 232.944 m2, de los cuales seis proyectos que suman 104.870 m2 se añadirán al mercado a finales del 2017. Estos seis proyectos, cuentan al primer semestre de 2017 con una disponibilidad de 71.3%. Esta disponibilidad sería rápidamente absorbida tan pronto el mercado se dinamice y las operaciones de las empresas locales e internacionales se expandan después del 2019.

“Si se consideran los pronósticos de un crecimiento muy moderado en los mercados globales en los años venideros, sería aconsejable ofrecer una oferta conservadora a precios más competitivos de manera que pudiera ser absorbido más rápido”, sostuvo Eileen Chévez, Market Research Coordinator de CBRE Panamá.

Actualmente, las zonas con mayor crecimiento son Costa del Este y Santa María, ubicadas fuera del caso urbano y cerca del aeropuerto.  Ambos sectores cuentan con mucho terreno disponible para desarrollar y son de muy alto ingreso.  

Estas zonas atraen mucha oferta del centro porque no sufren del mismo nivel de congestión de tráfico, ofrecen mayores amenidades y condiciones para que las empresas puedan instalarse y operar en buena forma"dijo Scott A. Figler, Associate director Research, Consulting, & Valuation de John Lang Lasalle (JLL) JLL Greater Latin America.

En cuanto a los sub mercados más importantes, se destacan Obarrio, Costa del Este y San Francisco como las zonas donde se concentra la mayor cantidad de inventario. Las tres acaparan más del 85% del inventario del mercado.

En estas zonas se desarrollan principalmente actividades económicas vinculadas con el almacenamiento, manufactura, distribución y logística marítima y aérea. Su desarrollo y expansión, también traen consigo un aumento en la demanda de espacios de oficinas para sus operaciones propias y para servicios relacionados a las mismas.

La ampliación del Canal que tuvo lugar en el 2016 proporcionó a las navieras, productores y consumidores mejores opciones de transporte de carga, aumentando la capacidad de funcionamiento y mejorando la eficiencia del servicio marítimo y logístico.

Durante la última década, Panamá se ha constituido como una de las economías más sólidas y de mayor crecimiento de la región. Se espera que, para los próximos años, continúe liderando el desarrollo económico de la región. Como también que se mantengan las políticas públicas y macroeconómicas que incentiven la inversión local y extranjera y dinamicen el sector mercantil, comercial y empresarial.

Lea también: Mercado de Inversiones en la Ciudad de Panamá en crecimiento


El Salvador: en franco dinamismo


Pese a que ningún desarrollador inmobiliario comparte sus estudios de mercado en torno al rubro inmobiliario de oficinas por estrategia comercial, lo cierto es que El Salvador se encuentra en franco dinamismo debido a la cantidad de proyectos que inician obras, otros por su parte están inmersos en un proceso de construcción avanzada y algunos que hoy se encuentran en operación, se amplían.

De acuerdo a la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (CASALCO) el sector alcanzó un crecimiento de 2,5% al cierre del 2016 y pronostica que el sector crecerá́ en los próximos dos años un 3%, debido a los 16 proyectos inmobiliarios a construir por el sector privado valorados por USD $ 1,080.2 millones.

Posiblemente hay algunos factores, tanto en la economía salvadoreña (con modestas mejoras con la debacle de la que venía en 2009) como en decisiones empresariales regionales, que han favorecido este boom inmobiliario corporativo en el pequeño país centroamericano.

Según el Banco Mundial, el crecimiento económico de El Salvador fue de 2,5% en 2015, un nivel superior al de años anteriores y un poco por encima del nivel que se pronostica para los próximos años (2,4% en 2016 y una proyección del 2,3% para este 2017, dada la contracción de la economía estadounidense).

Importantes inversiones en protección social han ayudado en los últimos años a reducir los índices de pobreza. De una tasa del 38,8% en 2000, el porcentaje de población que vive en pobreza disminuyó al 31,8% en 2014, según datos oficiales.

El crecimiento económico en 2015 estuvo impulsado por el consumo privado gracias a sólidos flujos de remesas y un repunte de las exportaciones netas. Las remesas alcanzaron un total de US$4.300 millones en 2015, cerca de US$125 millones más de los niveles registrados en 2014. Las exportaciones crecieron en un 4%, debido a una fuerte recuperación del café y la maquila.

Por su parte, el Banco Central de Reserva (BCR) de El Salvador confirmó que, al cierre del primer semestre de 2017, las exportaciones de El Salvador ascendieron a US$2.839,7 millones, superior en US$113,4 millones al mismo período de 2016, con un crecimiento interanual de 4,2%.

El BCR adelantó proyecciones en marzo pasado que los crecimientos del PIB para 2018 y 2019 alcanzarían leves alzas, con 2,5% y 2,6%, respectivamente.
Pero también hay decisiones de compañías con presencia regional que pueden interpretarse como otra variable a favor de una mejora en el mercado inmobiliario corporativo de oficinas en El Salvador. Una de ellas es la decisión por parte de algunas multinacionales que mudaron, en los últimos años, ciertas operaciones corporativas centroamericanas a San Salvador, bajo el argumento que en este país se ahorraban gastos operativos con una inflación y algunos costos mucho más bajos que el resto de la región.

Rafael Monzón, CEO de la desarrolladora inmobiliaria guatemalteca Calidad Inmobiliaria, la cual también tiene operaciones en El Salvador aseguró que dicho país experimenta un dinamismo en el sector de oficinas, después de un letargo.

Los proyectos corporativos de oficinas en construcción y próximos a iniciar operaciones son: Quattro, de Agrisal, a inaugurarse en noviembre, con una inversión de US$20 millones y que complementará al complejo World Trade Center y Torre Futura, al Oeste de San Salvador, al totalizar 40 mil m2 de oficinas, para alrededor de 4 mil usuarios.

Además de Insigne El Salvador, de la guatemalteca Calidad Inmobiliaria, a estrenarse el próximo año, con una inversión de cerca de US$30 millones y a ubicarse en Distrito San Benito, al Oeste de la capital.

Guatemala con cautela


El paisaje actual de Ciudad de Guatemala está lleno de grúas de nuevas construcciones de diverso tipo, lo que da una señal evidente de un gran dinamismo en esa industria, donde el sector inmobiliario de oficinas también presenta un alto crecimiento, pero cercano a alcanzar un tope, según las impresiones de algunos desarrolladores del rubro.

El gasto total en construcción en 2017 alcanzará los US$1.236 millones, un aumento del 6% con respecto a 2016, respaldado por un cuarto año consecutivo de fuerte crecimiento en edificios no residenciales.

Según un estudio elaborado por la Asociación Bancaria de Guatemala realizado en marzo de este año, la construcción de oficinas en 2017 experimentará un crecimiento del 30%.
Actualmente existe una oferta sana en el segmento de oficinas. Tanto el sector tradicional de negocios, conformado por las zonas 9, 10 y 4, como fuera de ese nicho.

Además, se identifican oportunidades de inversión para productos que estén bien ubicados y que sean diferenciados. Por ejemplo, aquellos que se desarrollen fuera del corredor tradicional de negocios, que atiendan las necesidades específicas de los usuarios, explican en la Cámara Guatemalteca de la Construcción.

Parte del dinamismo que experimenta este rubro es atribuido a un aceptable desempeño económico del país. En ese sentido, según el Banco Mundial, en los últimos años, gracias a un manejo macroeconómico prudente, Guatemala ha tenido uno de los mejores desempeños económicos de Latinoamérica, con una tasa de crecimiento por encima del 3% desde 2012 y que alcanzó el 4,1% en 2015. En 2016 el país creció a un 2,9%, según las últimas estimaciones se prevé que en 2017 crezca un 3,2%.

La inversión pública es esencial para alcanzar los objetivos de desarrollo de Guatemala. Sin embargo, la falta de recursos persiste en el país, mientras el gobierno recauda el menor porcentaje de ingresos públicos en el mundo en relación con el tamaño de su economía.
Impulsar el crecimiento dependerá de reformas continuas para movilizar una mayor inversión privada, al igual que de la movilización de ingresos para financiar inversiones en infraestructura y capital humano que fomenten el crecimiento. Un desafío cada vez más importante para el país es mejorar los índices de seguridad ciudadana.

Guatemala no solo se ve perjudicado, según el FMI, por los escándalos de corrupción que afectan el nivel de confianza de inversionistas, sino también en las proyecciones se queda atrás, ya que Nicaragua (4,5%), Costa Rica (4,2%) y Panamá (6,1%), son los países que liderarán el crecimiento económico a nivel centroamericano.

La burbuja inmobiliaria global que aquí en nuestros mercados se manifestó más como una falta de liquidez, de financiamiento para las construcciones, eso durante 2008, 2009 y todavía se extendió en 2010, pero del 2010 para acá, hemos tenido un mercado muy dinámico en Guatemala, mucho desarrollo, mucha oferta en el mercado y es un mercado sumamente competitivo"dijo Rafael Monzón CEO de la guatemalteca Calidad Inmobiliaria.

Pero a pesar de ese dinamismo, Monzón agregó que “yo creo que se va a desacelerar muy pronto, de hecho, ya estamos empezando a sentir los efectos de la cantidad de oferta que hay en el mercado guatemalteco”. Posterior a 2010, Calidad Inmobiliaria aprovechó ese dinamismo con proyectos como Domani; con el complejo de uso mixto, Crece, que incluye dos torres de oficinas, más el Insigne Guatemala.

Por su parte, el estudio de arquitectos guatemalteco, Studio Domus, que acompaña en el diseño a varios desarrolladores en el rubro inmobiliario corporativo de oficinas, también ha aprovechado este boom, con proyectos en desarrollo en Ciudad de Guatemala, como Óptima (para entrega en 2019) y Fórum (para entrega de primera torre a inicios de 2018).

Creo que es un momento clave, en Guatemala está surgiendo mucha edificación vertical y me atrevería a decir que hay una tendencia marcada a proyectos de usos mixtos y no solo oficinas, como el caso particular de Fórum que son dos torres de oficinas, pero una probablemente se vaya a convertir en hotel, aparte de dos niveles de uso comercial."expresó Julio Barrios, Director Regional de Arquitectura e Interiores de Studio Domus.

Honduras crece a lo alto


El fuerte dinamismo en el desarrollo de torres, tanto de apartamentos como de oficinas ha sorprendido a los mismos empresarios del sector debido a que la industria de la construcción en Honduras se caracteriza por ser compleja y muy dependiente de la actividad económica.

Según datos del Banco Central de Honduras la construcción de este tipo de obras muestra un comportamiento positivo de 64,3% en los metros cuadrados, influenciado por el inicio de la construcción de una torre de oficinas de 14 niveles situado en el Distrito Central y varios edificios en San Pedro Sula.

Muestra de ello es que en San Pedro Sula se inició la construcción de tres torres de oficinas en el 2016 y actualmente se levantan cinco edificios en diferentes lugares de la ciudad que ofrecerán al mercado en el corto plazo más de 300 oficinas de altas especificaciones"explicó Norma Parrado, experta en temas inmobiliarios en Honduras.

Uno de los proyectos clave en este rubro es desarrollado por Inversiones Nuevos Horizontes que está a cargo de Panorama II, un edificio de oficinas compuesto por 24 niveles.

Precisamente, el desarrollo de este tipo de obras se concentra en Tegucigalpa y San Pedro Sula las zonas predilectas para los inversionistas nacionales e internacionales. El distrito central se destaca como pionero y con mayor inventario de oficinas, con una reciente, pero dinámica construcción de torres de apartamentos y oficinas.

Alejandro Flores, jefe de la Dirección de Permisos de Construcción Municipal en San Pedro Sula, sostuvo que se han aprobado más de cinco nuevos proyectos de torres, los cuales aportarán unas 300 oficinas. El crecimiento en el desarrollo inmobiliario en este segmento obedece a la expansión de operaciones por parte de las empresas.

El comportamiento positivo tiene una relación directa a la situación macroeconómica del país donde las variaciones interanuales del PIB muestran una recuperación similar a la observada en el IMAE. En el primer trimestre de 2017, de acuerdo a los resultados de la Encuesta Trimestral de Construcción (ETC), el área total construida fue de 346.600 de m2, denotó un incremento de 43.200 de m2, atribuido a una mayor edificación en obras de servicios, residenciales e industriales"explicaron los expertos de Colliers Honduras.

La tendencia en dicho país es la construcción en altura dirigida a atender la demanda creciente de empresas de centros de llamadas, así como oficinas para profesionales independientes.

Aproximadamente el 85% de las inversiones son locales, el restante 15% son sociedades con capital extranjero, la mayoría inversionistas de Guatemala, donde San Pedro Sula está volviéndose más atractiva a la inversión regional. La inversión local en edificios verticales supera los US$42,7 millones y los expertos vaticinan que esto crecerá el doble en menos de dos años.

Los precios de renta en Tegucigalpa por tener una oferta mayor son variados y depende de la negociación. En San Pedro Sula considerando que la oferta es reciente se está́ atento a la receptibilidad de los precios comerciales donde los inversionistas expresan que la mayoría de sus espacios ya han sido vendidos o tienen arrendatarios.

Según estudios realizados por el Colegio de Arquitectos de Honduras, el valor del metro cuadrado era de US$60 en 2006, 10 años después el valor es de US$250 a raíz de la fuerte demanda.

Nicaragua: un nuevo rostro corporativo


Al igual que Honduras, Nicaragua experimenta un desarrollo pujante en el desarrollo de oficinas. El país está mostrando un nuevo rostro al abrirse paso a la construcción en altura. De acuerdo con la Cámara Nicaragüense de Corredores de Bienes Raíces en los próximos dos años se desarrollarán al menos 15 proyectos corporativos. Actualmente está en construcción 18.

Para los desarrolladores inmobiliarios, la capital presenta una serie de condiciones que hacen atractiva la construcción de estas obras, pues existe un mercado potencial de empresas que por mucho tiempo operaron de forma artesanal en viviendas o apartamentos y hoy buscan la funcionalidad que brinda un espacio de oficina.

De acuerdo con Frank Martínez, secretario de dicha Cámara, hay un cambio de paradigma en la forma de hacer negocios, donde el empresario busca elevar su imagen corporativa y ofrecer una mejor atención a su cliente. 

La construcción vertical en Nicaragua inició de forma tímida en Nicaragua desde el 2005, cinco años después tuvo un leve repunte y en 2012 tomó fuerza cuantificando una oferta aproximada de 10 edificios. Entre este y el próximo año se deberían concretar al menos unos 120 mil m2.

Por el momento ya se encuentra en operación la primera de las torres del Centro de Negocios Kakaú con una inversión de $20 millones, desarrollada por la firma Lacayo Fiallos.

El país también estrenó recientemente su primer edificio “verde” bajo el nombre de Plaza Centroamericana, que abrió sus puertas en mayo pasado con una inversión de $10 millones.
Ricardo Meléndez Jr, gerente general del proyecto sostuvo que Nicaragua vive un proceso de transformación y es vista como un polo de desarrollo en la región, lo cual ha propiciado el desarrollo de 10 edificios de oficina los cuales se ejecutan de forma paralela.

Las zonas de mayor impacto son la pista Jean Paul Genie, la Carretera a Masaya, la Rotonda Centroamérica y la pista suburbana, comentó el Ing. Benjamín Lanzas, director de la cámara Nicaragüense de la Construcción.

El auge que vive Nicaragua viene acompañado con un alza de precios debido a un incremento en el costo de la tierra y materiales de la construcción. Actualmente el alquiler por metro cuadrado ronda entre los $15 y los $18. Para este año se espera que la industria de la construcción crezca den un 3,4%.

Lea también: El mercado corporativo de oficinas en América Latina pendula entre el avance y la cautela

Share this article

Inicie sesión para dejar un comentario

¿Quiénes somos?

Única revista especializada que ofrece información contundente, de forma bimensual, sobre la industria inmobiliaria tanto local como regional.

El principal objetivo es promover al sector mediante una propuesta diferente, difundiendo contenido relevante, siempre con una visión especializada acerca de la cadena de valor al público inversionista del más alto nivel.

+ Información

Contacto

Departamento Comercial:


Emailinfo@inversioninmobiliariacr.com

Teléfono506 2505 5403

FacebookInversión Inmobiliaria

DirecciónDe la rotonda de Multiplaza, 600mts al oeste, mano izquierda Edificio VMG, Guachipelín de Escazú, Costa Rica.

 

Artículos recientes

Boletín

Suscríbase a nuestro boletín informativo y reciba las más recientes noticias del mercado inmobiliario.